10/2/09

Madama Sui

Por Wendy Marton

La hetaira del Gran Patrón. Así define Augusto Roa Bastos a Madama Sui. El novelista paraguayo ganador del Premio Cervantes, relata en Madama Sui (Ed. Alfaguara-La Nación), la historia de una de las amantes del ex dictador paraguayo Alfredo Stroessner, en la década del ’60.

Con gran maestría, excelente prosa y mucha lucidez, Roa Bastos va describiendo en esta novela a Lágrima González Kusugue, alias “Suinda” (perdiz), y llamada por los pobladores de un ficticio lugar, Manorá, como Madama Sui.

La protagonista, de ascendencia japonesa, pierde a sus padres siendo niña aún, y es criada por un amigo de su padre, un italiano conocido como Octavio, que está profundamente enamorado de ella a pesar de la diferencia de edad, y busca protegerla de la envidia y la maldad que la rodean.

Lágrima crece libre, sin complejos ni complicaciones, y se enamora por única vez a los 13 años, de un amor imposible. Apenas superada la adolescencia, se convierte en una de las amantes de Stroessner, tras haber sido coronada Miss Paraguay. Y también se hace amante de su guardiana, una mujer que habría huido de la Segunda Guerra Mundial, y que habría formado parte del régimen de Adolf Hitler.

Durante su corta vida, Madama Sui, aprende y comprende lo más intenso de la vida. Algunos expertos opinan que esta novela es una experiencia vivida por el propio Roa Bastos. Aparentemente “Él”, como era definido el hombre a quien Madama Sui amaba, habría sido él, sobre todo por la similitud en la forma en que narra el escape de “Él” de una de las celdas donde Stroessner mantenía a sus presos políticos, y la anecdóta de su escape de la cárcel antes de vivir en el exilio.

Mas allá de eso, es también la creencia de que esta vida no ofrece nada más allá de la muerte. De que vale la pena vivir el amor en esta vida. Y de que los sueños deben ser cumplidos, pues no vale de nada atesorarlos toda la vida, si la muerte de uno de los amantes puede arrebatar toda la felicidad.

Esta novela es una mezcla de historias reales y ficticias, pero sobre todo un análisis profundo de los seres humanos, que vale la pena leer.

1 comentario:

El Capitán Tula dijo...

Este es un libro maravilloso. De las trescientas y pico de páginas en una mañana ya pase más de la mitad. Tuve la suerte de conocer Asunción y los asentamientos de alli. Me atrapó esta historia increible. Se los recomiendo a todos de manera muy especial. Saludos desde Montevideo - Uruguay